SEMBLANZA | Un protagonista de nuestros mejores momentos que ahora quiere serlo como seleccionador

Ciudad del Fútbol 14 Jun 2018
Carmelo Rubio
Fernando Hierro disputó cuatro Mundiales como jugador, fue el director deportivo de la España campeona y siempre ha sido un leal servidor del equipo de todos

"Mi experiencia son más de 30 años rodeado de balones". Las declaraciones de Fernando Ruiz Hierro (Vélez-Málaga, 23 de marzo de 1968) nada más ser nombrado seleccionador resumen en diez palabras una admirada y admirable trayectoria personal y profesional en la que la Selección española ha desempeñado un papel determinante. 

Hierro fue durante 13 años, desde 1989 a 2002, un pilar fundamental en el equipo de todos.  En él confiaron seleccionadores tan diferentes como Luis Suárez, Vicente Miera, Javier Clemente o José Antonio Camacho y en su historia queda el haber estado presente en cuatro mundiales (en el banquillo en Italia 90, y ya de titular y referente indiscutible en el de Estados Unidos 94, Francia 98 y Corea y Japón 2002) y dos Eurocopas (la de Inglaterra 96 y la de Bélgica y los Países Bajos 2000).

Formado en el equipo de su localidad natal, debutó en Primera División con el Real Valladolid y se convirtió en leyenda de un Real Madrid con el que conquistó cinco Ligas, tres Champions League, dos Intercontinentales y el Campeonato de España-Copa de SM el Rey entre otros grandes logros como jugador.

5º máximo goleador de la historia

Pese a actuar como defensa es el quinto máximo anotador de la Selección española con 29 tantos, solo superado por David Villa (59), Raúl (44), Fernando Torres (38) y David Silva (35).

De todos sus tantos el más recordado fue contra Dinamarca en la fase de clasificación para el Mundial de Estados Unidos. Un soberbio testarazo nos llevó al Campeonato del Mundo y el propio jugador admite que su "gol ante Dinamarca fue el más importante de mi carrera en la Selección".

Otra gran actuación suya fue cuando marcó por primera vez dos goles con la Selección en un mismo partido. Ocurrió en Viena en 1999 y España ganó 3-1 a Austria.

4 veces mundialista

Empezó a ser protagonista en 1994, en Estados Unidos, torneo del que recuerda que "la Selección española fue de menos a más, y el día de Italia en esos cuartos…la historia de siempre. Parece que teníamos ahí un muro que no éramos capaces de tirar".

El de Francia ´98 fue el Mundial de la gran decepción como relata al portal Fifa.com: "Recuerdo que tras perder con Nigeria en el debut, volvimos al hotel y no podíamos dormir. Eran las 4 de la madrugada y todavía le dábamos vueltas al partido. Yo estaba en la habitación con Rafa Alkorta y no podíamos creer cómo habíamos perdido… Luego Paraguay nos lo puso muy difícil y aunque fuimos contundentes ante Bulgaria ya no sirvió de nada…"

Y el de Japón y Corea en 2002 fue el Mundial de su despedida tras completar el equipo de José Antonio Camacho un gran torneo: "Fue un orgullo vestir la Roja durante 12 años y pude despedirme con 34 años, formando parte del once ideal de aquel torneo. Uno, cuando se va de los mundiales y de los eventos, se va con la sensación de grandeza de estos torneos… sí que hay presión, mucha tensión … pero benditos privilegiados tener la oportunidad de jugar un mundial defendiendo los colores de tu selección. Yo creo que eso es un privilegio".

Director deportivo de la Selección campeona de Europa y del Mundo

En septiembre de 2007, dos años después de retirarse del fútbol en activo, volvió a la RFEF para ocuparse de la dirección deportiva de la institución, protagonizando momentos inolvidables como el triunfo de España en la Eurocopa de 2008 con Luis Aragonés en el banquillo y el Mundial de Sudáfrica 2010 con Vicente del Bosque en el puesto de seleccionador.

Tras ayudar a conseguir la primera estrella para la Selección, Hierro ha ocupado diversos cargos de responsabilidad en clubes de alto nivel como la dirección deportiva del Málaga CF, el puesto de ayudante del técnico del Real Madrid o el de entrenador del Real Oviedo antes de regresar a la que siempre será su casa este mismo año.

Perfil ideal en suma para el que siempre ha sido un leal servidor del equipo de todos, ahora situado al frente   
de una nueva responsabilidad. Una ilusión para más de 46 millones de corazones sostenidos por un alma de Hierro.