EFEMÉRIDE | Una histórica victoria ante Inglaterra

Ciudad del Fútbol 15 Mayo 2020

1929 ha pasado a la historia como el año de la gran crisis económica que comenzó en Wall Street y acabó golpeando y extendiéndose por el mundo entero; pero para la Selección española de fútbol fue su “annus mirabilis”, que culminó en un éxito que dio al equipo renombre internacional: España se convirtió en el primer combinado del continente europeo capaz de derrotar, fuera de las islas, a Inglaterra. Y ese gran éxito ocurrió un 15 de mayo de 1929, hoy hace 91 años. 
Después de la decepción olímpica de 1928, llegó al cargo de seleccionador José María Mateos, quien ya había estado al frente del combinado nacional en varios periodos entre 1925 y 1927. Tras acometer una profunda renovación, España encadenó ese año 29 tres grandes victorias, ganando 5-0 a Portugal en Sevilla, 8-1 a Francia en Zaragoza y 4-3 a Inglaterra en el Metropolitano de Madrid en una fecha simbólica: el 15 de mayo, fiesta de San Isidro, patrón de la capital.
Mateos situó a Ricardo Zamora en la portería; en la defensa, al madridista Félix Quesada y a Jacinto Quincoces (aún en el Alavés); en la media, al españolista Prats le acompañaban el realista Marculeta y el también jugador blanco José María Peña. En la delantera, por la derecha jugaban dos futbolistas de Osasuna: Jaime Lazcano, recién fichado por el Real Madrid, y Severiano Goiburu, que seguía en Pamplona. En el eje del ataque estaba el goleador del Real Madrid Gaspar Rubio, mientras el ala izquierda era ocupada por Padrón, el futbolista canario del Español, y el realista Yurrita.

El encuentro, que fue presenciado por miembros de la familia real (los infantes don Juan, don Gonzalo y don Jaime de Borbón) empezó mal: Inglaterra llegó a ir ganando 0-2 (ambos tantos fueron obra de Carter) antes de que se cumplieran los primeros 30 minutos. La remontada llegó a través de la estrella del equipo, Gaspar Rubio, y gracias a las asistencias de Lazcano y Goiburu. A los 37 minutos Lazcano desbordó por su banda y cedió a Rubio quien anotó el 1-2. De un pase de Goiburu llegó el empate a dos obra de Lazcano. Sin embargo, Adcock hizo, ya en la segunda mitad, a los 68 minutos, el 2-3 que volvía a complicar la situación. 
La definitiva remontada y posterior victoria tuvo lugar en el tramo final del duelo. En el minuto 80, Goiburu se internó y desde el extremo dio un pase a Gaspar Rubio que, de un soberbio cabezazo, estableció el empate. Gaspar, autor de dos tantos, recordaría 20 años más tarde algunos detalles de aquella tarde: “El gol que más alegría me hizo marcar fue el del empate a tres con Inglaterra. Aquella tarde conseguí dos, ambos de cabeza. Pero ese, le digo, fue emocionante. Hasta el público invadió el campo para abrazarme. ¡Un gol aquel inolvidable!”.

El 4-3 fue quizá el mejor gol por su elaboración colectiva. Nació de un robo de balón de Peña, el esférico pasó por Padrón, Lazcano y Rubio y fue Goiburu el encargado de obtener el tanto de la victoria.

Esta victoria ante Inglaterra confirmaba que España tenía un equipazo y convertía a la Selección en una de las favoritas para ganar el primer mundial de fútbol, que debía celebrarse en 1930 en Uruguay. Pero en ese Campeonato del Mundo no estaría el equipo nacional pues un informe del propio seleccionador Mateos no recomendaba el viaje: fue la primera de muchas oportunidades perdidas. Habría que esperar 80 años para lucir una estrella en el pecho de la elástica roja