Diez años de nuestra estrella | Un gol de Villa nos dió el pase a cuartos

29 Jun 2020
La selección española se impuso 1-0 a Portugal, merced a un tanto de David Villa y logró el pase a cuartos de final, en un partido muy intenso en el que el conjunto español dominó el balón y el juego.

Comenzaban para España los enuentros correspondientes a las eliminatorias para la selección española.  Salvada la primera fase el objetivo era ganar cada partido y dar un “un pasito adelante” en el camino que llevaba a estar presentes en el Soccer City el 11 de julio. La Portugal de Carlos Queiroz era la rival a batir por los hombres de Vicente del Bosque. Ambos entrenadores albergaban una curiosidad, el portugués había sido el sustituto del salmantino en el banquillo del Real Madrid y existía cierto “morbo” por esta circunstancia.

La alineación inicial que saltó al terreno de juego por parte de la selección española fue la siguiente: Casillas, Ramos, Puyol, Piqué, Capdevila, Busquets, Xabi Alonso, Xavi, Iniesta; Villa y Torres. Marchena, Pedro y Llorente también tuvieron minutos en este partido ya en la segunda parte del encuentro.

Durante el inicio del partido y hasta mediada la primera parte, lo cierto es que la selección española puso el juego, las ocasiones y el dominio del balón. Dispuso de varias oportunidades para adelantarse en el marcador, especialmente una de Torres, en la que el balón se marchó alto y otra de Villa, en la que el “Guaje” finalmente no consiguió su propósito. Portugal apenas inquietó la portería española. Un lanzamiento de falta de Cristiano Ronaldo que desvió la defensa y un cabezazo de Hugo Almeida, en los instantes finales, fueron los momentos de inquietud mayores para el equipo español. La posesión en esta primera mitad rondó el 60 por ciento para los españoles.

En la segunda parte, el partido comenzó con una gran ocasión para los portugueses, por mediación de Almeida, quien a punto estuvo de conseguir el 0-1, aunque una intervención de Puyol desvió el balón a córner. Del Bosque decidió mover el banquillo y Fernando Llorente sustituyo a Torres.

Llorente fue uno de los más destacados en el partido. Se convirtió en un revulsivo. De hecho, en su primera jugada estuvo a punto de marcar de cabeza, y apenas cuatro minutos después de su entrada en el terreno de juego, la selección española anotó el único tanto que subió al marcador. Tan impetuoso fue el debut del delantero español, que terminó con la camiseta rota por la "presión" de la defensa portuguesa.

Una jugada entre Iniesta y Xavi permitió que este último le cediese el balón a David Villa que chutó a portería. El guardameta luso rechazó este primer remate, pero no pudo hacer nada ante el posterior remate de Villa, que marcaba su tercer gol en el Mundial.  El 1-0 subia al marcador y daba tranquilidad a los españoles.

Tras el gol llegaron los mejores minutos de los españoles, quienes con el marcador a su favor gozaron de varias ocasiones más para haber conseguido ampliar sus ventaja. Sin embargo,  al final del partido debieron aguantar los últimos envites portugueses, que trataron de manera infructuosa empatar el encuentro. Pero el partido acabó con el 1-0 favorable a España y los cuartos contra Paraguay en el horizonte.